HISTORIA

A mediados del siglo 19 los inmigrantes Sofía Hameier (Hamburgo, Alemania) y Louis Müller (Aarau, Suiza) llegan independientemente a Costa Rica. Se enamoran y casan en nuestro territorio. Uno de sus hijos Francisco Müller Hameier nace en Costa Rica. Al crecer se traslada a Suiza a hacer estudios de Relojería.

Francisco es llamado por su madre para regresar a Costa Rica porque hay una oportunidad de establecer una joyería en San José. Fue así como Don Chico, como le llegaron a llamar sus clientes, regresa a Costa Rica a fundar la Joyería Müller al inicio de los 1900´s. Francisco inicia la tienda con la ayuda de 2 empleados.

El nombre de Joyería Müller es reconocido como una de las mejores joyerías en San José dónde se encuentran los mejores recuerdos para las ocasiones más especiales. Don Chico estuvo al frente de la tienda, hasta alrededor del año 1952, que se retiró por motivo de salud. 

La administración de la Joyería Müller paso a manos de su única hija Frida Müller quién se casa con Luis Alberto Johanning, quienes mantuvieron la excelente trayectoria de su fundador, ofreciéndole a sus clientes las mejores joyas y relojes de varias partes del mundo. En ese momento la tienda principal fue en el centro de San José.

El cambio más grande en la evolución del negocio se da a raíz de la muerte de Luis Alberto y los herederos se separan. Cuatro hermanos deciden tomar rumbos distintos en el manejo de la marca. De las 4 marcas que se crean nacen Joyería Müller 1900, Joyería Müller JG, Orlando Johanning Müller y Joyería Müller; y dan inicio a una nueva era en el negocio.

Nace la necesidad de diferenciarse entre las Administraciones y se da la tarea independiente de buscar nuevos mercados para suplir los gustos de sus clientes; siempre con la calidad y buen gusto por los cuales Müller ha sido reconocida desde el inicio de los 1900’s.

Lo más novedoso hoy en día son las diferentes marcas que se manejan en las Joyerías Müller. En caso de Joyería Müller 1900, nuestra representada, las marcas más fuertes son Tiffany & Co. y Cartier. 

La clave del éxito ha estado en haber mantenido siempre la calidad del artículo que se vende, en el servicio al cliente y la excelente trayectoria de más de cien años junto a la confianza de los clientes a la par del personal identificado con la marca "Müller".

Además de la representación de casas extranjeras, se ofrecen diseños propios en joyería nacional, se da mantenimiento y se confeccionan unidades a petición de los clientes. En el área de la relojería se crea un taller propio que es el único aprobado y certificado por Cartier, para el mantenimiento de sus relojes en CR. Este taller atiende gran cantidad de relojes tanto de Cartier como de otras marcas.